Plan de Autoprotección integral de la Comunidad de Madrid

 

Juliàn Flores Garcia

Director de seguridad, Consultoria de seguridad Segurpricat Siseguridad Formación ​del ​Manual de ​a​utoprotección integral de ​p​ersonas #MAIP
Resultado de imagen de segurpricat
 webs :http://www.segurpricat.com.es
http://www.siseguridad.com.es
Dirección:Pau Claris 97- 4º 1ª Barcelona
     

 En un momento en que el desarrollo legislativo nacional y autonómico en Madrid en materia de derechos de los ciudadanos es una realidad, no podemos olvidar que para que estos derechos sean efectivos  la Comunidad de Madrid ha tomado conciencia del problema y para su estudio esta  adoptando iniciativas como la implantación del Manual de autoprotección integral de personas MAIP y la puesta en marcha de los planes de prevención y autoprotección correspondientes apoyados pos las Organizaciones sindicales y Colegios profesionales.

La Comunidad de Madrid ya ha diseñado un Plan de Actuación, con ello defendera los intereses de seguridad de sus empleados pùblicos en el ejercicio de su profesión siendo su enfoque màs allà de las agresiones fisicas o verbales que sufren los empleados públicos y entra en el terreno de la defensa ante las crecientes demandas y la judicialización continua, se esta trabajando esquematiznado los tipos potenciales de agresores en los centros de trabajo de las Administracción Autonomica de madrid y Ayuntamiento de Madrid que suelen responder a uno de estos tres perfiles:

1.- Ciudadanos  usuarios de servicios públicos entre cuyos rasgos caractereológicos màs significativos destaca cierto perfil de agresividad: Usuarios con actitudes delictivas, con trastornos psiquiátricos o alteraciones de comportamientos que presionan y agreden para obtener lo deseado de forma ilicita.

2.-CiudadAnos usuarios de servicios públicos poco receptivos a las explicaciones que les faclitan los empleados públicos que persiguen un beneficios personal fraudulento a tràves de la transgresión de la ley.

3.-Ciudadanos fustrados, cuyas expectactivas en torno a la atención que reciben de los servicios públicos de las Administracciones puede brindarles son superiores o distintas a las que la Administracción puede ofrecerles y reaccionan con conductas agresivas.

Por ùltimo animas a todos los empelados pùblicos a que presten su colaboración en la aplicación del  Manual de autoprotección integral de personas MAIP y la puesta en marcha de los planes de prevención y autoprotección correspondeintes apoyados pos las Organizaciones sindicales y Colegios profesionales, con este Plan de actuacióna través de aportaciones, sigerencias y modificacones que mejoraràn la eficacia y aceptación entre todos los profesinales que estan empleados en la Administracción pública de Madrid.

 

Plan de Autoprotección  de la Comunidad de Madrid

Se entiende por Manual de autoprotección integral de personas MAIP  al sistema de formación de prevención en seguriad, las acciones y medidas encaminadas a prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y los bienes, a dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencia y a garantizar la integración de estas actuaciones con el sistema público de protección civil.
  Estas acciones y medidas deben ser adoptadas por los titulares de las actividades, públicas o privadas, con sus propios medios y recursos, dentro de su ámbito de competencia, elaborando a tal efecto un Plan de Autoprotección efectivo.

Además de las actividades que tienen reglamentación sectorial deben poseer Plan de Autoprotección las siguientes actividades:

a) Actividades industriales y de almacenamiento: Aquellas con una carga de fuego ponderada y corregida igual o superior a 3.200 Mcal/m2 o 13.600 MJ/m2, o aquellas en las que estén presentes sustancias peligrosas en cantidades iguales o superiores al 60% de las especificadas en la columna 2 de las partes 1 y 2 del anexo 1 del Real Decreto 1254/1999, de 16 de julio, modificado por el R.D. 948/2005, de 29 de julio, por el que se aprueban medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervienen sustancias peligrosas. Instalaciones frigoríficas con líquidos refrigerantes del segundo y tercer grupo cuando superen las cantidades totales empleadas en 3 t. Establecimientos con instalaciones acogidas a las ITC IP02, IP03 e IP-04 con más de 500 m3.
b) Actividades e infraestructuras de transporte: Estaciones e Intercambiadores de Transporte Terrestre: Aquellos con una ocupación igual o superior a 1.500 personas. Líneas Ferroviarias metropolitanas. Túneles Ferroviarios de longitud igual o superior a 1.000 m. Autopistas de Peaje.
Áreas de Estacionamiento para el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera y Ferrocarril.
Puertos comerciales.
c) Actividades e infraestructuras energéticas: Centros o Instalaciones destinados a la Producción de Energía Eléctrica: Los de potencia nominal igual o superior a 300 MW. Instalaciones de generación y transformación de energía eléctrica en alta tensión.

d) Actividades sanitarias: Establecimientos de usos sanitarios en los que se prestan cuidados médicos en régimen de hospitalización y/o tratamiento intensivo o quirúrgico, con una disponibilidad igual o superior a 200 camas. Cualquier otro establecimiento de uso sanitario que disponga de una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o de una ocupación igual o superior a 2.000 personas.
e) Actividades docentes: Establecimientos de uso docente especialmente destinados a personas discapacitadas físicas o psíquicas o a otras personas que no puedan realizar una evacuación por sus propios medios. Cualquier otro establecimiento de uso docente siempre que disponga una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o de una ocupación igual o superior a 2.000 personas.
f) Actividades residenciales públicas: Establecimientos de uso residencial público: Aquellos
en los que se desarrollan actividades de residencia o centros de día destinados a ancianos, discapacitados físicos o psíquicos, o aquellos en los que habitualmente existan ocupantes que no puedan realizar una evacuación por sus propios medios y que afecte a 100 o más personas.
Cualquier otro establecimiento de uso residencial público siempre que disponga una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o de una ocupación igual o superior a 2000 personas.
g) Otras actividades: Aquellas otras actividades desarrolladas en centros, establecimientos, espacios, instalaciones o dependencias o medios análogos que reúnan alguna de las siguientes características: Todos aquellos edificios que alberguen actividades comerciales, administrativas, de prestación de servicios, o de cualquier otro tipo, siempre que la altura de evacuación del edificio sea igual o superior a 28 m, o bien dispongan de una ocupación igual o superior a 2.000 personas.
Instalaciones cerradas desmontables o de temporada con capacidad igual o superior a 2.500 personas. Instalaciones de camping con capacidad igual o superior a 2.000 personas. Todas aquellas actividades desarrolladas al aire libre con un número de asistentes previsto igual o superior a 20.000 personas.

Los titulares de las actividades antes reseñadas tienen las siguientes obligaciones:
a) Elaborar el Plan de Autoprotección correspondiente a su actividad.
b) Presentar el Plan de Autoprotección al órgano de la Administración Publica competente para otorgar la licencia o permiso determinante para la explotación o inicio de la actividad.
c) Desarrollar las actuaciones para la implantación y el mantenimiento de la eficacia del Plan de Autoprotección, de acuerdo con el contenido definido y los criterios establecidos en esta Norma Básica de Autoprotección.
d) Remitir al registro correspondiente los datos previstos en la Norma Básica de Autoprotección.
e) Informar y formar al personal a su servicio en los contenidos del Plan de Autoprotección.
f) Facilitar la información necesaria para, en su caso, posibilitar la integración del Plan de Autoprotección en otros Planes de Autoprotección de ámbito superior y en los planes de Protección Civil.
g) Informar al órgano que otorga la licencia o permiso determinante para la explotación o inicio de la actividad acerca de cualquier modificación o cambio sustancial en la actividad o en las instalaciones, en aquello que afecte a la autoprotección.
h) Colaborar con las autoridades competentes de las Administraciones Públicas, en el marco de las normas de protección civil que le sean de aplicación.
i) Informar con la antelación suficiente a los órganos competentes en materia de Protección Civil de las Administraciones Públicas de la realización de los simulacros previstos en el Plan de Autoprotección.



Los Planes de Autoprotección, se sujetarán a las siguientes condiciones:
1.       Su elaboración, implantación, mantenimiento y revisión es responsabilidad del titular de la actividad.
2.       El Plan de Autoprotección deberá ser elaborado por un técnico competente capacitado para dictaminar sobre aquellos aspectos relacionados con la autoprotección frente a los riesgos a los que esté sujeta la actividad.
3.       En el caso de actividades temporales realizadas en centros, establecimientos, instalaciones y/o dependencias, que dispongan de autorización para una actividad distinta de la que se pretende realizar e incluida entre las antes descritas, el organizador de la actividad temporal estará obligado a elaborar e implantar, con carácter previo al inicio de la nueva actividad, un Plan de Autoprotección complementario.
4.       Los centros, establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias que deban disponer de plan de autoprotección deberán integrar en su plan los planes de las distintas actividades que se encuentren físicamente en el mismo, así como contemplar el resto de actividades no incluidas en la Norma Básica de Autoprotección.
5.       En los centros, establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias del apartado anterior se podrá admitir un plan de autoprotección integral único, siempre que se contemple todos los riesgos particulares de cada una de las actividades que contengan.
6.       Los titulares de las distintas actividades, en régimen de arrendamiento, concesión o contrata, que se encuentren físicamente en los centros, establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias que deban disponer de plan de autoprotección, que deberán elaborar, implantar e integrar sus planes, con sus propios medios y recursos.
El Plan de Autoprotección deberá acompañar a los restantes documentos necesarios para el otorgamiento de la licencia, permiso o autorización necesaria para el comienzo de la actividad.
Las administraciones públicas competentes podrán, en todo momento, requerir del titular de la actividad correcciones, modificaciones o actualizaciones de los planes de autoprotección elaborados en caso de variación de las circunstancias que determinaron su adopción o para adecuarlos a la normativa vigente sobre autoprotección y a lo dispuesto en los planes de protección civil.
Registro de los Planes de Autoprotección.
1. Los datos, de los planes de autoprotección, relevantes para la protección civil deberán ser inscritos en un registro administrativo.
2. El órgano encargado del registro, así como los procedimientos de control administrativo y registro de los Planes de Autoprotección de los centros, establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias donde se desarrollan las actividades antes relacionadas será establecido por las comunidades autónomas competentes o el órgano competente establecido en el caso de actividades con reglamentación sectorial específica.


            En el Ayuntamiento de Madrid, si es una empresa ya en funcionamiento, hay que presentarlos por triplicado y dirigirlos a la atención de la Unidad de Planes de Emergencia, Departamento de Prevención contra Incendios, en cualquier registro municipal (Juntas Municipales o las diferentes áreas de gobierno). Si el plan va asociado a una licencia (actividad, primera ocupación,¿) se presenta junto con la documentación de ésta.
            En los municipios que no tengan esa competencia los planes se presentan en la Dirección General de Protección Ciudadana, dependiente de la Consejería de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid.
Régimen Sancionador.
El incumplimiento de las obligaciones de autoprotección será sancionable por las administraciones públicas competentes, conforme a la Ley 2/1985, de 21 de enero, las correspondientes Leyes de Protección Civil y Emergencias de las Comunidades Autónomas y el resto del ordenamiento jurídico aplicable en materia de autoprotección.