Los Mossos d'Esquadra intensifican el patrullaje preventivo y la presencia policial en estaciones de metro y nodos de transporte terrestre de Barcelona

PLAN ANTITERRORISTA DE LA CONSELLERIA E INTERIOR DE LA GENERALITAT D CATALUÑA

Tal como ha informado Portals, actualmente los Mossos d'Esquadra destinan el 35% de las horas de patrullaje en Barcelona al Plan operativo especial contra el terrorismo yihadista. Una presencia "elevada", ha explicado, que con el tiempo se irá modulando durante el verano de este año 2017. Además, se centrará principalmente en las zonas turísticas y más concurridas de la ciudad. Aún así, el comisario ha querido trasladar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. En estos momentos no hay nada que indique "una situación de riesgo para la ciudad de Barcelona", ha explicado.
Desde la elevación al Nivel 4 de Alerta Antiterrorista (NAA-4) ¿Qué es el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista? El comisario ha querido dejar claro a la ciudadanía que "actualmente no hay ninguna célula o persona que esté operativizando ninguna acción". Aún así, es consciente que el riesgo cero no existe, dado el contexto en otros países vecinos (como Francia o Bélgica). "No hay nada objetivo que nos haga pensar que pueda haber ninguna incidencia", ha incidido Portals. De todas maneras, ha explicado que no estará de más redirigir a los efectivos a los lugares de más afluencia: centro de la ciudad, playas, lugares emblemáticos, así como a los conciertos y otros eventos.
Cabe recordar que desde el pasado mes de enero coincidiendo con los atentados de Charlie Hebdo- Cataluña está en el nivel de máxima alerta de 4 sobre 5, que significa actitud de máxima vigilancia y prevención por parte de los Mossos.
Atentado terrorista del ISIS en Paris from Julian Flores @juliansafety on Vimeo.
Desde el mes de enero los Mossos tienen activado el Plan Operativo Especial Antiterrorista (POEA) destinado a mejorar las capacidades de análisis y de valoración de la amenaza terrorista, promover medidas preventivas que detecten fenómenos de radicalización, identificar lugares y espacios susceptibles de sufrir un ataque terrorista, diseñar mecanismos de coordinación operativa e implementar medidas de autoprotección para los miembros de la policía. El Plan Operativo Especial Antiterrorista trabaja en los siguientes ámbitos:

  • Analizar y valorar el grado de amenaza.
  • Impulsar la prevención para detectar fenómenos de radicalización (PRODERAIS). Los PRODERAIS son procedimientos de detección de radicalización islamista. El primero es el penalti, que analiza la radicalización en las cárceles, el segundo se hace en las comisarías de policías, en grupos de atención a las víctimas ya través de las policías locales, para detectar fenómenos de radicalización. Y el tercero es en la comunidad educativa para detectar a tiempo fenómenos que se pueden detectar en las aulas.
  • Identificar lugares susceptibles de ataques terroristas.
  • El Ministerio de Interior y el Departamento de Interior de la Generalitat de Cataluña acuerdan en la Junta de Seguridad aumentar la integración de los Mossos d´Esquadra en los órganos policiales estatales

    Ministerio del Interior
    Barcelona, 10/07/2017
    El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, y el Consejero de Interior, Jordi Jané, han alcanzado varios acuerdos en el seno de la Junta de Seguridad de Cataluña celebrada esta tarde bajo la presidencia de Carles Puigdemont en el Palau de la Generalitat en Barcelona
    Estos acuerdos permiten incrementar la buena colaboración existente entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los Mossos d´Esquadra
    Con estos acuerdos se amplía y refuerza la integración de los Mossos d´Esquadra en distintos órganos policiales estatales y se certifica el número de sus efectivos
    La Junta de Seguridad de Cataluña se ha celebrado por primera vez en esta Legislatura después de más de ocho años transcurridos desde la última, que tuvo lugar en marzo de 2009. A la reunión de hoy, además del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido; el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y el consejero de Interior, Jordi Jané, han asistido, por parte del Gobierno, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo; el secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver, y el director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Diego Pérez de los Cobos. Por parte de la Generalitat han asistido el secretario general de la Consejería de Interior, César Puig; el director general de los Mossos d´Esquadra, Albert Batlle, y la jefa de la asesoría jurídica del Departamento de Interior, Marta Gordi.
    En la reunión, tras realizar un análisis de la seguridad en Cataluña y constatar el buen nivel de colaboración entre ambas administraciones, en particular, en el ámbito de la lucha contra el terrorismo yihadista, se han firmado el acuerdo de integración de los Mossos d´Esquadra en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y el acuerdo por el que se establecen los mecanismos de intercambio de información para la ejecución del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista.
    También se han firmado otros dos acuerdos para mejorar el intercambio de los datos estadísticos de criminalidad y la interconexión e interoperabilidad de los sistemas de violencia de género y atención a sus víctimas.
    Además, la Junta de Seguridad ha acordado integrar las capacidades de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en el Centro de Atención y Gestión de llamadas de urgencia CAT112.

    Se ha decidido también la participación de los Mossos d´Esquadra en los grupos de trabajo del Ministerio del Interior que configuran la posición a defender ante los órganos europeos de la colaboración y coordinación policial (COSI).
    Igualmente se recoge la participación de los Mossos d´Esquadra en los planes directores de la Secretaría de Estado de Seguridad.
    La Junta de Seguridad ha acordado constituir una Comisión Mixta que, además de hacer el seguimiento de los acuerdos alcanzados, trabajará para abordar los siguientes puntos:
    • Estudiar la inclusión de los Mossos d´Esquadra como servicio competente para realizar persecuciones transfronterizas "en caliente".
    • Analizar el procedimiento para que la Unidad Nacional de EUROPOL pueda habilitar a los Mossos d´Esquadra en el sistema SIENA de intercambio de información policial europea.
    • Analizar el acceso por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a las bases de datos de interés policial de titularidad de ambas Administraciones.
    Por último, para dar cumplimiento al Plan de Emergencia Nuclear Exterior de las Centrales Nucleares de Ascó y Vandellós (PENTA), la Junta de Seguridad ha informado favorablemente a las propuestas del "Plan de Actuación del Grupo de Seguridad Ciudadana y Orden Público" presentado por el Departamento de Interior de la Generalitat de Cataluña y elaborado por los Mossos d´Esquadra, y del "Plan de Actuación del Grupo de Seguridad Estratégica" presentado por la Subdelegación del Gobierno en Tarragona y elaborado por la Comandancia de la Guardia Civil de Tarragona.
Diseñar operativos específicos de actuación policial: hay 5 ordinarios y 2 extraordinarios.
Los ordinarios son:
  • Círculo: colectivos potenciales de riesgo
  • Hexágono: dispositivos dirigidos a lugares de afluencia masiva
  • Trapecio: todo tipo de infraestructuras de transporte
  • Triángulo: estructuras estratégicas o críticas
  • Rectángulo: centros y organismos oficiales
Los extraordinarios son:
  • Garbell: controlar vías de comunicación
  • Gàbia: para detener a los autores de los atentados
Actualmente son vigentes los 5 ordinarios y un extraordinario, el Garbell.
Este programa determina que en el nivel de alerta 4 los efectivos policiales deberán destinar, como mínimo, el 20% del patrullaje preventivo en la prevención antiterrorista. En este sentido, los Mossos han efectuado una media mensual de 50.250 horas de prevención. Esto implica que una media del 24% de las horas del patrullaje preventivo han sido destinadas a combatir el terrorismo.
16 detenciones en tres años
En los últimos tres años, el cuerpo de los Mossos ha hecho 16 detenciones, 9 imputaciones, dos órdenes europeas de detención y una expulsión en el marco de la lucha contra el yihadismo. Además, en este 2015, se han hecho 37 investigaciones en colaboración con otros cuerpos policiales, y más de 1.052 gestiones y comprobaciones de información. Como policía judicial ya las órdenes de la Audiencia Nacional, los Mossos están llevando a cabo actuaciones contra el terrorismo y el crimen organizado en el ejercicio de sus competencias.
Operaciones desde el 14 de noviembre
Por este motivo, desde el 14 de noviembre se han establecido operaciones especiales dedicadas a:
  • Intensificar el patrullaje preventivo y la presencia policial en estaciones y nodos de transporte terrestre, aéreo o marítimo, así como la protección de lugares de afluencia masiva de personas.
  • Aumentar la prevención y la protección de los intereses franceses en Cataluña
  • Incrementar los controles antiterroristas en las principales vías de comunicación del tráfico en Cataluña. Han duplicado el número de controles que se hacían en la actualidad.
  • Ampliar la disponibilidad y presencia de las unidades de servicios especiales de los Mossos (equipos de desactivación de explosivos, guías caninos, subsuelo, medios aéreos y Grupo Especial de Intervención)
  • Reforzar la actividad y presencia de los Mossos a los Centros de Cooperación Policiales y Aduaneros como puntos de contacto permanente con Francia.
Protocolo de colaboración en materia de formación policial con Francia
Además, el Gobierno ha aprobado en su última reunión la suscripción del Protocolo de colaboración entre el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña y la École Nationale Supérieure de Application de la Police Nationale de Francia para el intercambio de conocimientos y experiencias en el campo de la formación de la policía.
El perfil de los autores de los atentados de París y Bruselas certifica un hecho asumido por gobiernos y analistas: la yihad atrae a sus militantes de entre quienes nacen, crecen y se forman educativamente en Europa. Para prevenir que Estado Islámico (ISIS) o Al Qaeda engorden sus filas, los cuerpos policiales rondan mezquitas radicales en busca de captadores, además de controlar aeropuertos y fronteras para localizar a quienes viajan a Siria o Irak para sumarse a las trincheras islamistas. Desde hace meses, en Cataluña la detección de quienes se sienten tentados por la guerra santa se ha trasladado también a colegios e institutos. Así lo intenta la Generalitat, que ultima un protocolo elaborado con los Mossos d'Esquadra para detectar entre los alumnos de centros escolares públicos a quienes sean seducidos por la causa yihadista. Los principales implicados en la identificación de los aspirantes a sumarse al califato del ISIS serán sus propios profesores, quienes aplicarán un modelo similar al creado hace una década para combatir el entonces creciente fenómeno de las bandas latinas en Cataluña.
El objetivo es prevenir en Cataluña una amenaza que ha golpeado con crudeza en Francia y Bélgica. Gran parte de los implicados en los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo -enero de 2015- y contra la sala Bataclan o el Stade de France -noviembre de 2015- proceden de la segunda generación de inmigrantes llegados a ambos países, la mayoría de ellos educados en centros públicos. En algunos casos, su aproximación al integrismo fue detectada con anterioridad por sus profesores. La ausencia de un protocolo como el que ahora quiere implantar Cataluña, sin embargo, hizo que la información no llegara nunca hasta la Policía.
Es el caso de Bilal Hadif, uno de los terroristas que atentaron el 13 de noviembre en París. Según informó el diario belga De Morgen en diciembre de 2015, el director de la escuela Anneessens-Funck de Bruselas a la que asistía trató de alertar, en reiteradas ocasiones, de las evidencias de su radicalización. Entre otras, celebrar abiertamente en el instituto las ejecuciones del comando del Estado Islámico el 7 de enero en la redacción de Charlie Hebdo. La información del centro, no obstante, se perdió en los despachos de la Administración belga. Hadif se inmoló menos de un año después a las puertas del Stade de France.
Fue precisamente a raíz de los ataques de finales del año pasado en París cuando el conseller de Interior, Jordi Jané, anunció su intención de acentuar la colaboración con las escuelas de una autonomía que cuenta con el mayor número de alumnos musulmanes de toda España. Según un estudio elaborado en 2015 por la Unión de Comunidades Islámicas de España (Ucide) y el Observatorio Andalusí, Cataluña acoge en su sistema educativo a 75.800 alumnos de confesión musulmana, lo que representa el 5% del total de los 1,5 millones de estudiantes de toda la comunidad autónoma. Cataluña es considerado, además, uno de los principales focos de integrismo de Europa al acoger la mitad de las mezquitas y oratorios vinculados al salafismo, rama del Islam que defiende un retorno purista al Corán.
Para identificar eventuales casos como el de Hadif, la Generalitat imitará la receta aplicada para frenar el auge de las bandas latinas en Cataluña, que en su momento álgido superaron los 2.000 miembros.Esta cifra obligó a los Mossos a implicar a los docentes en la detección de quienes se sintieran atraídos por la parafernalia de las pandillas. El sistema previno incorporaciones a grupos organizados como Latin Kings, Ñetas, Bloods o Trinitarios.
El éxito de un modelo que ha servido para diezmar a las bandas latinas -en paralelo a los golpes policiales y las sentencias con largas penas de cárcel contra los líderes de Latin Kings o Black Panthers-, han llevado a Interior y al Departamento de Enseñanza de la Generalitat a elaborar un protocolo a medida del fenómeno yihadista. Aunque los Mossos y los centros educativos mantienen contactos desde hace años ante cualquier sospecha, está previsto que en breve esté finalizado este protocolo que, en última instancia, tendrá que ser aplicado por los propios profesores.
En esencia, la principal herramienta con la que contarán los docentes serán los cambios de comportamiento de sus alumnos. Estudiantes con actitudes extrovertidas y sin problemas para relacionarse con el resto de alumnos que pasan, súbitamente, a ser introvertidos y esquivos. Menores que cambian ropa moderna por vestimentas tradicionales musulmanas o alumnas que se nieguen a participar en gimnasia, arte o música por motivos religiosos. También el consumo evidente de propaganda con la que el ISIS bombardea las redes sociales o el abandono del centro escolar con la excusa de realizar un viaje al extranjero servirán de pistas. El Govern trabaja para ampliar la lista de señales que ayuden a detectar síntomas de radicalización. Unos datos que se cruzarán con las investigaciones de las brigadas de información de los Mossos.
La prevención en las escuelas es la última de las etapas del Plan Operativo Especial Antiterrorista (POEA) activado en enero del año pasado, poco después de que el atentado contra Charlie forzara a elevar la alerta antiterrorista a un nivel 4 sobre 5. Bajo el paraguas de la misma estrategia se encuentran los denominados Procedimientos de Detección de Radicalización Islamista (Proderai), un programa que se extiende desde las cárceles -donde se realizan seguimientos a presos islamistas y su influencia en nuevos reclusos-, hasta las relaciones con los colectivos musulmanes.